Cómo editar tus fotografías para Instagram

Editar Fotos en Instagram

No debemos tratar las imágenes de igual manera si las vamos a preparar para ser vistas colgadas de una pared o si las vamos a subir, por ejemplo, a Instagram. Cada medio requiere sus propias especificaciones a la hora de editar nuestras fotografías y es bueno tenerlas en cuenta para maximizar su potencial de éxito.

A menudo no se trata de grandes cambios o uso de efectos y filtros exagerados, más bien de ediciones sutiles que intensifiquen los principales atractivos de la imágen.

No hace falta decir que cada uno es libre de editar (o no) como quiera sus imágenes antes de compartirlas. No hay normas estrictas y, en una red tan amplia como esta, hay gustos y tendencias para todos.

Incluso es posible que algunos de los consejos no sirvan para según qué géneros fotográficos. Però para la Fotografía de Viajes, que puede incluir también la ‘Fotografía de Calle’ o la de paisajes, se ha demostrado que hay ciertas imágenes y ediciones que funcionan mejor que otras en Instagram.

Editar Fotos en Instagram

Instagram: fotos que se ven en pantalla pequeña

Instagram es una red pensada para ser consumida desde los teléfonos móviles. Por mucho que exista la posibilidad de ver las fotos en el ordenador, la gran mayoría de los usuarios entran a Instagram con sus móviles y eso se traduce en visualizar las imágenes en un tamaño bastante reducido.

Así que recuerda: las fotos se van a ver pequeñas. Esta es la clave principal, de la que van a depender todas las decisiones que vamos a ir tomando a partir de ahora. ⇓

Lo más importante: elegir la imágen adecuada

Los platos salen mejor si los ingredientes con los que lo cocinamos son de la mejor calidad. Lo mismo ocurre aquí.

En el momento de elegir la foto que vamos a colgar nos va a ayudar encontrar aquella que exprese claramente una idea o história. Las fotos complejas, con demasiada información, pueden ser muy espectaculares en grandes formatos, pero resultan confusas en la pequeña pantalla del móvil. Su mensaje se difumina y pierde fuerza.

Si vemos las fotos que mejor funcionan en Instagram (especialmente cuando hablamos de Fotografía de Viajes), son aquellas que se pueden ‘leer’ en menos de un segundo. Aquellas que captamos con tan sólo verlas aparecer en la pantalla.

Editar Fotos en Instagram

Cuadrado, panoramico, alargado… ¿hay que recortar la imágen?

En la mayoría de casos: sí, hay que recortar la imágen.

La inmensa mayoría de nuestras cámaras (también las del móvil) hacen las fotos por defecto en formatos demasiado panorámicos para Instagram. La aplicación del móvil usa el formato vertical y no permite el uso apaisado del teléfono, así que las imágenes en formato panorámico se van a ver todavía más pequeñas.

Editar Fotos en Instagram

Por el contrario, dado que la anchura máxima va a estar determinada por la de la pantalla, las imágenes con un recorte alargado (tipo ‘portrait’) se van a ver de mayor tamaño pudiendo apreciar algunos detalles extra.

Como norma general, por el diseño de la aplicación, lo más recomendable es no alejarse demasiado del formato cuadrado. Por alguna cosa Instagram empezó en su origen solamente permitiendo este encuadre…

Retoques de imágen: la guinda del pastel

Este es un paso que pocas veces me salto y, dado que entiendo que la foto se va ver en un teléfono móvil, es un paso que prefiero llevar a cabo directamente en el dispositivo móvil. De esta forma ya tengo presente cómo va a ser vista para los demás.

La aplicación que uso en el 99% de los casos es ‘Snapseed’ de Google (muy completa, gratis y fácil de usar), pero la mayoría de alternativas hoy en día hacen también todo lo necesario.

Editar Fotos en Instagram

Estos son los tres sencillos retoques que habitualmente aplico después de recortar:

1-Arriba el contraste: muchos detalles se van a perder al reducir el tamaño de la foto si no subimos el contraste.

2-Arriba el brillo y la saturación: no mucho, tiene que ser sutil. El problema es que desconocemos la luminosidad de la pantalla en el momento en el que se muestra la foto y, en este caso, prefiero que esté ligeramente sobreexpuesta y saturada que lo contrario. Insisto, no hay que pasarse ya que podría ser contraproducente.

3-’Dodge & Burn’: Esta es una función de ‘Snapseed’ que me parece especialmente útil si se usa con cuidado. En general consiste en acentuar las zonas de principal interés de la imágen y, por el contrario, oscurecer un poco los elementos en la sombra o que pueden distraer.

Este es el efecto con el que paso más rato, ya que hay que ser muy delicado o la imagen parecerá totalmente falsa. Pero si se hace bien, va a ayudar a dirigir la mirada del espectador y centrar su atención hacia el elemento principal de la foto.

Seguramente has visto que he insistido bastante a menudo en lo de ser sutil y delicado. Lo sé, pero es que creo que hay que ser prudente.

~

Resumiendo, asegurate de elegir la foto correcta para ser vista (y entendida) a tamaño pequeño, aplica algún recorte si lo ves necesario, resalta los elementos destacados y sube el contraste.

Instagram se hizo muy popular al inicio entre los fotógrafos viajeros, entre otras cosas, por sus filtros que mejoraban las imágenes de baja calidad de los móviles de la época. Pero hoy en día tengo la sensación que ya no basta con simplemente aplicar un filtro.

La foto en sí debe tener sentido y contar una historia, debería incluso funcionar por sí misma sin editar. Algo especialmente cierto para la Fotografía de Viajes, y que no siempre es tan fácil de llevar a cabo con éxito.